Saltar al contenido

Cómo combatir el estrés antes de un exámen

abril 24, 2018

Estás por rendir un examen y, a pesar de haberte preparado durante mucho tiempo, sientes nervios? Sueñas que te quedas en blanco, que tartamudeas y no te sale ni una palabra, o que te preguntan justo sobre algo que te quedó en el tintero a la hora de estudiar? No te preocupes, es totalmente normal sentir un poco de ansiedad o cierto temor antes de someterte a alguna prueba de este tipo. Pero lo mejor de todo, es que hay muchas cosas que puedes hacer para contrarrestar los efectos del stress pre examen.
Primero que nada, y casi como una regla para todo en la vida, mantente positivo: confía en que tu esfuerzo vale la pena y que todo lo que estudiaste fue asimilado y procesado para que des un gran examen y obtengas un SUPER APROBADO. Enfócate en la meta y trabaja lo necesario para aprobar. Esa es la base del éxito para éste y todos los desafíos que decidas emprender.

Planifica

El orden y la planificación del tiempo es la mejor medida de prevención de la ansiedad y el estrés en época de exámenes. Si además de estudiar tienes otras actividades, como trabajo o las tareas del hogar; o si la materia que das requiere de más tiempo que lo habitual, premedítalo. Toma en cuenta cuánto tiempo necesitas y cuánto tienes disponible. Prepara un esquema con objetivos diarios y apégate a él. Eso ayudará a organizarte para que puedas cumplir con tus objetivos y llegues tranquilo al día del examen.

No enloquezcas

Estudia y dedícale todo el tiempo posible y que creas necesario. Pero el día previo a rendir, dale un repaso a lo más importante temprano por la mañana y luego cierra los libros. Dedícate a relajarte, haz actividades que te ayuden a eliminar la tensión y ayuden a que llegues distendida a la hora de la verdad, no estudies a último momento. Mucho menos se te ocurra estudiar minutos antes de entrar a rendir. Puede que los nervios te jueguen una mala pasada y te llenes de inseguridad si hay algo en lo que titubeas. Además, es muy poco probable que puedas aprender algo nuevo en esos cinco o diez minutos previos a rendir.

Mímate

Es probable que el lugar en el que más tiempo pases en época de examen sea la silla, estudiando y estudiando. Eso está bien, pero es recomendable que lo alternes con actividades que te resulten placenteras y que sean buenas para tu salud. Duerme lo suficiente y aliméntate bien (come rico y sano). Escucha música, da un paseo por algún sitio que te guste y toma aire fresco, o juega en el patio con tu mascota. Todo ello ayuda a eliminar la tensión y que retomes el estudio con más y mejor energía. Los resultado serán mejores y los nervios irán disminuyendo.

Enfócate

No confundas la relajación con la distracción. Si bien es recomendable hacer actividades que ayuden a eliminar tensión, esto no significa que debas perder el foco mientras estás estudiando. En época de redes sociales, es muy normal tener el celular pegado a nosotros y obedecer a cada notificación que suena, mirar un ratito Facebook, otro poquito Instagram, revisar la casilla de correos… y así perdemos minutos que son invaluables para el estudio. Mientras estudias, pon el celular en silencio y déjalo descansar por un rato. Las notificaciones y las fotos seguirán ahí cuando finalices de estudiar. Sigue este consejo y evitarás sentir angustia por haber divagado en vez de sacarle provecho al tiempo de estudio.
Ya es la hora de rendir? Tranquilo, vas a lograrlo. Respira profundamente y piensa en cuánto disfrutarás una vez que lo hayas logrado. Adelante, estás listo! A darlo todo!