Saltar al contenido

Cómo organizar una fiesta

abril 28, 2018

Cada fecha especial o acontecimiento relevante que ocurre en nuestras vidas es motivo de celebración y qué mejor manera de hacerlo sino a través de una fiesta. Pensarlo parece sencillo, decirlo aún más, pero ya sea que decidamos organizarla nosotros mismos, tengamos ayuda de amigos o inclusive de un organizador profesional, existen diversos puntos que debemos de tener en cuenta a la hora de decidir cómo vamos a ofrecer una celebración inolvidable.

ANTES DE EMPEZAR

Para empezar a darle forma a nuestra visión al respecto, debemos antes preguntarnos qué tipo de evento queremos llevar a cabo ¿tradicional, casual o novedoso? Recuerda que la cantidad de tiempo que inviertas en la preparación de los detalles es directamente proporcional al tamaño de tus ideas, con esto tratamos de mostrar que entre más innovadora tu idea deberás prepararla con mayor anticipación, ya que al ser algo poco usual es probable que los proveedores o materiales que requieras no puedas adquirirlos con urgencia.
Una vez que tengas claro el cómo, cuándo y dónde, el factor tiempo se convierte en el segundo tiempo a considerar, aunque siempre podemos echar mano de amigos y familiares para delegar unas cuantas responsabilidades.
La lista de invitados desde el inicio juega una parte fundamental en la planeación de tu evento ya que con base en ésta nos daremos una idea de la cantidad de insumos que utilizaremos y crear un presupuesto, especialmente por la comida y mobiliario requerido. Es igual de importante que elijamos a los asistentes por personas con intereses afines y evitemos invitar a personas de las cuales sabemos no se llevan bien o si no hay más opción procuremos mantener una cordial distancia entre ellos.

OJO AL DETALLE…

Al tener claramente establecido el tipo de fiesta, fecha, número de invitados y presupuesto, comienza nuestra travesía, complementando con los detalles que harán de tu celebración EL evento más esperado, puedes crear una lista o descargarte alguna de internet, estás resultan útiles como apoyos visuales para no perder de vista el camino que quieres seguir, notarás que al organizar tus actividades es más fácil que el resultado final sea excelente. ¿En qué debemos poner atención?

  • Planear bocadillos y bebidas: tienes experiencia en la cocina y quieres demostrarlo, esta puede ser una situación ideal para reuniones casuales con unos cuantos amigos, tal vez conoces a alguien dispuesto a ayudar, o si cocinar no es lo tuyo o puedes verte excedido por el número de comensales quizá los bocadillos fríos o llamar a un experto es mejor. Dónde los colocaremos y en qué los serviremos también debe ser algo que tenemos que resolver antes.
  • Decoraciones: ya sean flores, velas, globos o demás; este punto va un poco de la mano con el punto anterior, si tienes habilidades manuales y crees que el tiempo es suficiente puedes crear tu propia ambientación, siempre puedes comprarlas ya listas para instalar.
  • Música: prepara una lista en tu dispositivo, para complementar el ambiente, puedes dividirlo en diferentes estilos por bloques de tiempo o dejar correr la música en modo aleatorio, recordemos que el gusto se rompe en géneros, un ritmo y volumen con el que tus invitados se sientan cómodos. Igual puedes recurrir a un DJ profesional o tu amigo aficionado.
  • Actividades: existen diversas dinámicas que se pueden adaptar tanto para fiestas infantiles o asistentes adultos, estás nos ayudarán a romper el hielo si es que acaso nuestros invitados no son del grupo usual de amigos, integrar las distintas personalidades es difícil pero no imposible, sobre todo si hay mucha risa de por medio. ¿Debemos decir que también existen profesionales del entretenimiento festivo? Si lo crees necesario, llámales.

Ya que has logrado obtener todos estos elementos en el tiempo deseado, comida, bebida, música, animación… ahora sólo debemos esperar a los invitados, si la fiesta es en tu propia casa te recomendamos limpiar a profundidad un día antes del evento así unas horas antes de comenzar nuestro evento no estaremos preocupados por el tiempo que esto nos llevará, simplemente pondremos en orden los detalles que así lo requieran.

PLAN B

Te puede parecer increíble, pero sucede que, en ocasiones, aunque hayas seguido tu lista al pie de la letra y hayas elegido con anticipación proveedores o ayudantes, siempre existe algo que puede complicarse, por lo cual te recomiendo tener un apartado extra del presupuesto para estas situaciones, con suerte no lo utilizarás, pero por si acaso… ¿Qué hacer? Respira profundo, todo tiene una solución práctica, si es un proveedor encuentra de inmediato un reemplazo, revisa los términos del contrato para saber de qué manera te respaldan o incluso si puede haber un reembolso. Algún amigo al cuál le habías delegado alguna tarea, si es algo que no es pieza central del festejo y el tiempo es reducido puedes prescindir de ello, si hay un margen considerable para sustituirlo, hazlo.
Esperamos que con ésta pequeña guía te sientas seguro de poder planear una fiesta y no morir de cansancio en el intento, si conoces algún otro consejillo no dudes en compartirlo con nosotros en los comentarios.