Saltar al contenido

Cómo tener rodillas fuertes

abril 29, 2018

Nuestras rodillas son las articulaciones más complejas que tenemos en nuestro cuerpo, es por ello que debemos cuidarlas y fortalecerlas. Junto a los tobillos, ellas soportan todo nuestro peso y no existe movimiento de piernas en el que ellas no participen.
Si no queremos sufrir lesiones en esta articulación tan importante es necesario que aprendamos a fortalecerlas. No importa la edad, tener rodillas fuertes y saludables es mejorar nuestra calidad de vida. A continuación te presentamos las herramientas para que puedas fortalecerlas desde la comodidad de tu hogar y de forma natural.

¿Por qué duelen las rodillas?

  • Edad.
  • Accidentes deportivos
  • Condiciones laborales.
  • Tendinitis.
  • Artritis reumatoide.

Presentar dolor en las rodillas puede ser cosa común, sin importar la edad que se tenga. Es importante que, de ser muy constantes o intensas las molestias, lo mejor sería consultar al médico, pues muchas veces se presentan lesiones severas con tratamientos complejos que no deben demorar en aplicarse.

¿Cómo puedo fortalecer mis rodillas?

  • Vitaminas. A y C para la fibra elástica, Omega3 para la circulación y calcio para los huesos.
  • Control tu peso. Así las rodillas no se esfuerzan demasiado en soportarnos.
  • Consume mucho líquido. El agua y jugos nos ayudará a hidrata los tejidos.
  • Calzado adecuado. Un calzado para cada ocasión que nos ayude a no forzar la posición del tobillo y pierna.
  • Hacer ejercicios. Siempre cumpliendo con calentamiento previo.

Ejercicios para fortalecer las rodillas.

Sentadillas

Son muchos los beneficios que este ejercicio le brinda a nuestro cuerpo. Va desde mejorar nuestra postura a tonificar los muslos y, en el camino, también nos ayudan a fortalecer las rodillas. Debemos cuidar realizarlas correctamente ya que de esto depende obtener buenos resultados.
Para hacer las sentadillas debemos imitar la posición que usamos al sentarnos y bajar y subir lentamente cuidando que las rodillas jamás estén por delante de nuestros pies.

Rodillas al pecho

Ejercicio muy cansillo que nos ayudara a fortalecer esta zona en gran manera y con Resultados notorios en pocas semanas.
Recostada sobre una colchoneta de ejercicios debes flexionar una pierna y, con ayuda de los brazos, llevarla lo más cerca que puedas al pecho, mantenla así por treinta segundos y repite el movimiento con la otra pierna. Debes hacer, al menos cinco repeticiones.

Zancadas

Ejercicio que nos ayudará a tonificar las piernas y fortalecer las rodillas. Para hacerlo debes estar de pie, llevar una de tus piernas lo más atrás que puedas y luego comenzar a bajar como si quisieras tocar el piso con la rodilla de la pierna que está detrás, manteniendo la espalda recta y cuidando que la rodilla de la pierna que esta adelante no se sitúe delante del pie. Repite el ejercicio, alternando las piernas, al menos diez veces.

Usa tu bicicleta

Puedes usar una bicicleta y salir a dar unas vueltas o usar una estática, este ejercicio nos ayudará a mantener la articulación de la rodilla en movimiento y fortalecerla. Si nunca has sufrido alguna lesión puedes comenzar de lento a rápido, pero si has tenido alguna lesión lo mejor será ir siempre lento.

Ve a nadar

Los deportes acuáticos nos ayudan a tonificar nuestro cuerpo y mantener articulaciones fuertes, además que son ideales ya que el riesgo de sufrir lesiones es muy bajo. . Puedes nadar, correr, caminar bajo el agua o dar pataletas usando pesas en los tobillos, todos estos ejercicios nos ayudarán a tener rodillas fuertes.

Pasos laterales

Uno de los ejercicios más sencillos para fortalecer nuestras rodillas, sobre todo después de sufrir un lesión. Ata una banda elástica en tus tobillos, luego separa las piernas estirando la banda elástica, da pequeños pasos laterales, con tus piernas un poco flexionadas.

Trotar en el mismo sitio

Ejercicio de impacto que debe realizarse sólo si no se ha sufrido una lesión o si el médico lo indica. Debes simular un trote pero sin desplazamiento, levantando las rodillas hacia tu pecho todo lo que puedas.

Si al realizar cualquier de estos ejercicios, por más sencillo que este parezca, comienzas a sentir dolor o molestia en tus rodillas, piernas o tobillos debes suspender inmediatamente la actividad física hasta que tu medico o instructor en el gimnasio te indique que puedes continuar, sufrir lesiones mientras nos ejercitamos es muy común pero podemos evitarlas si actuamos a tiempo.