Saltar al contenido

Cómo conciliar el sueño

abril 28, 2018

Cuando de dormir se trata, la calidad es más importante que la cantidad. Poder tener un sueño reparador en el que de verdad descansemos es, muchas veces, difícil de conseguir. La noche llega y con ella la madrugada, sabemos que ya el despertador está por sonar y aun no hemos podido dormir, aunque nos estemos meriendo de sueño, contradictorio ¿No es así?
En este artículo veremos las causas de este terrible problema y te diremos las posibles soluciones para que podamos conciliar el sueño de forma natural.

Posibles Causas de no conciliar el sueño:

Las Preocupaciones: Son muchas las preocupaciones que vamos guardando en el día y es en la noche, cuando ya estamos listos para dormir que estas deciden instalarse en nuestros pensamientos robándonos el sueño completamente. Lo ideal sería que cuando nos lleguen esos pensamientos que nos preocupan pensemos también una posible solución, así no llegarán después a molestar.

La Tecnología: Si somos aficionados al teléfono celular o al televisor lo ideal es no tenerlos cerca la hora de dormir ya que estos son dos fuentes de distracción que muchas veces no podemos ni sabemos evitar. Lo recomendable es sacar el televisor de la habitación y dejar el celular fuera del alcance.

Horarios de sueño: Desvelarse, levantarse tarde y dormir la siesta sin horarios fijos son algunos de los desordenes del sueño más comunes. Lo recomendable es establecer horas de descanso y cumplirlas hasta que el cuerpo y la mente se acostumbren.

Factores externos: Frío, calor, silencio, bulla, luces, oscuridad, etc. Lo que para unos es indispensables para otros es motivo de molestia. Lo mejor es preparar el ambiente para las horas de sueño, regular la temperatura, las luces y, si es el caso, el volumen de alguna música suave puede ayudarnos a conciliar el sueño de manera rápida.

Molestias físicas: Un dolor leve de cabeza puede quitarnos el sueño. Molestias en la piel, los huesos o un pequeño dolor estomacal o en cualquier parte de nuestro cuerpo, aunque no sea un dolor crónico y pensemos que no es de gravedad, a menudo puede hacernos perder el sueño. Si se presentan molestias físicas leves pero repetitivas lo mejor es visitar al médico lo antes posible.

¿Cómo puedo conciliar el sueño de forma natural?
¡Aquí te lo contamos!

Sin cafeína.
El café, el chocolate y el té contienen cafeína. Trata de consumirlos antes de las tres de la tarde, así habrá tiempo de sobra para eliminarlo del organismo por completo.

Medita o lee un libro.
Estas son maneras sencillas de despejar la mente. Algunos especialistas recomiendan la práctica del yoga a que relaja cuerpo y mente.

Consume frutas y verduras.
Las frutas y verduras tienen un alto porcentaje de potasio, magnesio y otros minerales que sin duda nuestro cuerpo sabrá aprovechar ya que estos ayudan a liberar serotonina.

Infusiones naturales.
La valeriana y la manzanilla son infusiones naturales que se pueden consumir antes de dormir para ayudar a relajar el cuerpo. Es importante consumirlos con bajo azúcar para que el efecto relajante sea inmediato y duradero.

Usa ropa cómoda.
Para dormir bien y conciliar el sueño la comodidad es indispensable. Usar ropa holgada, no usar medias demasiado apretadas y quitarse las prendas puede ayudar a que nos durmamos más rápidamente.

Baño con agua tibia.
Si eres de los que no se relaja fácilmente, tal vez tomar un baño con agua tibia y sales naturales te ayude a sentirte mejor.

La cama sólo para dormir.
Se deben cambiar los hábitos en casa y usar cada cosa para lo que fue diseñada. Dejar de usar la cama para comer, ver televisión y hasta para hablar por teléfono puede ayudar a nuestro cerebro a acostumbrarse que la cama sólo es para dormir.

Buena alimentación.
Consumir alimentos ricos en calcio y en vitamina b, dejar las cenas pesadas y los alimentos muy salados puede ayudarnos a dormir bien. También podemos consumir un vaso de leche tibia antes de acostarnos, es un truco de la abuela que funciona muy bien.

Si con todos estos consejos aun no logras conciliar el sueño, lo ideal es que visites al médico porque esto también puede ser señal de alguna enfermedad que nos esté afectando. Como última recomendación podemos decirte que tengas mucha paciencia y trates de habituarte, poco a poco a estilos de vida más saludables que mejorarán tu calidad de vida.