Saltar al contenido

Como prevenir la diabetes

abril 29, 2018

Es una enfermedad que se padece gracias a la falta o al mal uso que el organismo le da a la insulina, esta es un hormona que mantiene nuestros niveles de glucosa estables, ya que envía la glucosa a nuestras células ara usarse como energía, sin la insulina, la glucosa permanece en la sangre y, esta condición, si no se le presta la atención que merece puede ocasionarnos la perdida de partes de nuestro cuerpo y hasta la muerte.
Se diagnostica a través de un análisis de sangre y otras pruebas especiales. A pesar de ser una enfermedad degenerativa que no tiene cura conocida, sí es posible evitarla o controlarla y en este artículo te explicamos cómo hacerlo.

Factores de riesgo

Una combinación de factores de riesgo, estilo de vida y genética puede hacer que se padezca esta terrible enfermedad. Algunos factores de riesgo son:

  • Presión arterial alta.
  • Ser mayor de 45 años.
  • El sedentarismo.
  • Sobrepeso.
  • Triglicéridos altos.
  • HDL (conocido como colesterol bueno) en bajo nivel.
  • Depresión.
  • Consumir cigarrillos.
  • Genética.
  • Enfermedades cardíacas.
  • Haber sufrió un ACV.
  • Acantosis nigricans (Piel oscurecida y gruesa en el cuello o axilas)

¿Cómo puedo prevenir la diabetes?

Alimentación saludable. Comienza por bajar el consumo de grasa y azúcar y subir el consumo de verduras, frutas y cereales integrales. Controla las calorías de consumo diario en comidas y bebidas, come menos carnes rojas y no consumas ningún alimento procesado.

Cero cigarrillos. Fumar aumenta el riesgo de padecer diabetes tipo dos, ya que contribuye a la resistencia a la insulina. Hágase un favor y deje de fumar.

Comience a ejercitarse. Comience poco a poco, tal vez unos treinta minutos diarios ayudará a reducir los niveles de azúcar en sangre y nos traerá muchos beneficios más. Si no sabes cómo comenzar o cuáles son los ejercicios que debes hacer consulta a un profesional.

Pierda peso. Lo importante de perder peso es, también, mantenerlo. Es uno de los consejos más importantes de esta lista y uno de los que más trabajo nos puede tomar. Puede que sea difícil pero sí es posible lograrlo. Consulta a tu medico para que sepas cuál es tu peso ideal y trata de legar a él.

Nada de azúcar refinada. Reduce l máximo los alimentos que contengan azúcar refinada, su consumo muchas veces es adictivo y, aunque parezca difícil, no la consumas. En su lugar puedes usar edulcorantes naturales, pero recuerda: nada en exceso es saludable.

Aprende a relajarte. Controlar la tensión emocional puede ser cosa complicada, pero esta medida nos ayudará a mejorar nuestro estado de salud y, por ende; reducir el riesgo de padecer diabetes.

Consulte al médico. La mitad de las personas que tienen diabetes no saben que la tienes, esto según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud. La diabetes es silenciosa, por eso debemos estar pendientes de cualquier síntoma y comentarlo con nuestro médico de cabecera.

Nuestro cuerpo es san sabio que automáticamente nos avisa cuando algo está fuera de control. Existen señales específicas que nos indican que el azúcar de nuestra sangre se está comenzando a descontrolar, entre estas alarmas están:

  • Siempre tener hambre.
  • Sentir sueño incontrolable las primeras horas de la tarde.
  • Mejorar el estado de ánimo solo cuando comemos.
  • Emociones descontroladas.
  • Es más ancha la cintura que la cadera.
  • Despertarse varias veces durante la noche.
  • Tener ansiedad.
  • Estar de mal humos si no se come a la hora.
  • Es imposible bajar de peso.
  • Dificultad para cicatrizar heridas.

Tener uno de estos síntomas no quiere decir que eres diabético, pero sí es una señal de que nuestro páncreas está teniendo problemas con la insulina y nuestros niveles de azúcar en sangre han comenzado a subir y bajar de manera descontrolada.

Es importante saber escuchar nuestro cuerpo sin importar la edad que se tenga ya que esta es una enfermedad que ataca a niños, jóvenes y adultos por igual, siendo los últimos la población más vulnerable. Consulte al médico, recuerde que el miedo y la ignorancia son nuestros peores enemigos. Descubrir y tratar cualquier enfermedad a tiempo hace una gran diferencia en nuestro pronóstico de vida.